in Management

¿Qué has aprendido hoy?

0

Seguir formándose de por vida ha pasado de ser un buen consejo a una necesidad imperiosa. Esto se hace todavía más patente para aquellos que trabajamos en ámbitos tecnológicos, donde el ritmo de innovación es tan brutal que apenas da tiempo a absorber los nuevos conceptos.

Este ritmo de innovación, junto con la escasa adaptación de los planes educativos en universidades y centros de formación profesional, generan una gran brecha entre la formación recibida y las necesidades del sector privado que impacta directamente en la productividad/rentabilidad de muchas empresas. Es muy común escuchar cómo las empresas tienen que invertir entre 3 y 6 meses para formar a alguien que acaba de salir de la universidad antes de que sea productivo para la empresa, lo cuál es un oxýmoron teniendo en cuenta que esa misma persona acaba de invertir al menos 10 años formándose con la formación obligatoria y puede extenderse hasta más de 20 años.

Esta nefasta situación junto con la necesidad de reciclar los conocimientos individuales ha hecho proliferar multitud de programas de formación complementaria como Lynda, EDX o Coursera. También se están explorando formaciones alternativas que permitan acotar los temas para reducir el tiempo de formación, como los micro másters de las propias universidades, o programas dentro de la empresa mucho más dirigidos a las necesidades de la compañía independientemente de la formación que acredite un empleado.

Personalmente, desde hace mucho tiempo, todos los años hago el esfuerzo de dedicar tiempo suficiente a aprender y preparo mi plan de formación categorizando entre conocimientos a reciclar, profundizar o generar desde 0. Dentro del plan intento valorar qué experiencias voy a obtener en mi puesto de trabajo, ya que considero que un 70%-80% de mi formación sucederá en el desempeño de mi rol e interacción con compañeros y entre un 20%-30% a través de formación adicional reglada.

El año pasado enfoqué gran parte de mi tiempo a aprender sobre marketing, ventas y a reciclar conocimientos sobre la transformación digital en banca, esto es parte del resultado de los cursos que he realizado:

1

Podéis ver mayor detalle de varios de estos cursos a través de mi perfil en Acclaim.

Ahora empieza el momento de preparar mi nuevo plan de formación de 2018, todavía no tengo totalmente claro en qué quiero formarme, así que acepto sugerencias. Probablemente vuelva de nuevo a áreas más técnicas además de seguir profundizando mis nuevos conocimientos de marketing.

¿y tú? ¿qué has aprendido hoy?